La época de un marketing para todos, recurriendo preferentemente a los medios de comunicación masiva, está dando paso a un marketing más estudiado y concentrado debido a la creciente segmentación de los mercados. El marketing debe centrarse, apuntando a tu mercado. Nada mejor que el regalo publicitario, regalo de empresa que se ofrece a los clientes, ejerciendo sobre ellos una forma de fidelización y recuerdo de tu marca.

No cabe duda que internet ofrece hoy en día todo un mundo de estrategias promocionales pero no sólo se debe recurrir a las nuevas vías que ofrece Internet (newsletter, banners, publicidad contextual –al estilo AdSense-, blog, foros, comunidades online, y similares), sino también a otras formas que han convivido siempre con la publicidad tradicional y que siguen existiendo; una de ellas es el regalo publicitario que no debemos confundir con el promocional del que hablaremos en otra ocasión. Los regalos publicitarios, llámese bolígrafo, agenda, llavero, tarjetero,… etc, todo un sin fin de objetos que llevarán plasmado el nombre de tu empresa y continuamente le recordarán a tu cliente quién eres y el valor que le aportas, ya sea personal, por el servicio que le das cuando lo necesita, ya sea logístico tratándose de una empresa, igualmente por el servicio que ofreces a esta compañía, cliente tuyo, cuando te requiere.

Los expertos en redes sociales hablan de la aportación de valor que deben ofrecer las empresas a la hora de comunicar, pues he aquí el regalo publicitario como algo que suma al valor a tu empresa que además de tangible es útil.